Sociedad Cervantina Esquivias
Portada Noticias Cervantinas EL PROFESOR Dr. KRZYSZTOF SLIWA, SOCIO DE HONOR DE LA SOCIEDAD CERVANTINA DE ESQUIVIAS - Página 3
EL PROFESOR Dr. KRZYSZTOF SLIWA, SOCIO DE HONOR DE LA SOCIEDAD CERVANTINA DE ESQUIVIAS - Página 3



De igual manera, se hacen notar distintos tipos de ganadería cultivados en Esquivias, a título de ejemplo: el ganado bovino o vacuno: bueyes, toros y vacas, el ganado caprino: cabras, el ganado equino: caballos y yeguas, el ganado ovino -la reina de las razas, ovejas merinas y corderos, incluso ovejas negras, llamadas las ovejas "martas", que fueran consideradas como ovejas sagradas a las que no se les podía hacer ningún daño, criadas por su apreciada lana. -hoy la lana de oveja merina negra es considerada "oro textil español", -y el ganado porcino: cerdos y cochinillos. Es sabido por ejemplo que el testimonio del 2 de febrero de 1592, rechazado por los cervantistas, no precisa qué tipo de ganadería cultivaba Juan, pero reza: "cobrar los daños hechos en sus viñas y olivares, en Esquivias y en Yeles, así en sus ganados mayores como en los menores y en la hacienda de doña Quiteria de Salazar, su sobrina".39


En torno a la cunicultura se producían conejos, cuyos platos apetitosos fueron, verbi gratia: conejo al ajillo, conejo en escabeche y pastel de liebre; y en cuanto a la avicultura se citan aves de corral, tales como gansos, patos y pavos. El dato del 14 de marzo de 1577 verifica que el suegro de Cervantes "tuvo una casa, un majuelo y palomares",40 y el documento del 9 de agosto de 1586 suscribe la posesión de "cuatro colmenas en el huerto del palomar, en tres mil maravedis".41 Con estos testimonios, omitidos por los eruditos, certifico que Fernando se dedicaba a la crianza de pichones y palomas y vendía su producto de miel en La Hermandad de los Montes de Toledo y Talavera de la Reina.


De modo similar, no faltaban peces muy sabrosos, sirva de ejemplo: bacalao, carpa, reo, sardina y trucha, criados en el Arroyo estacional o el Arroyo de la Fuente de Seseña. La nueva prueba documental, del 5 de enero de 1592, localizada por Don Sabino de Diego Romero, hace fracasar dicha postura incorrecta de los cervantistas y detalla que el Concejo del Lugar de Esquivias obligó, entre otros, los siguientes precios de aceite y pescado: "que dará la libra del pescado por todo el año a catorce maravedis cada libra, que dará sardinas dándole un real y medio de ganancia en cada arroba... y que no pueda ninguna persona vender aceite ni pescados de lo que está obligado si no fuere un día en cada semana".42


Empero, lo que causa alarma es que los eruditos hicieron caso omiso del dato del 9 de agosto de 1586, donde se topa con "un bastidor, en tres reales",43 lo que ratifica que Catalina sabía bordar y por eso, Don Sabino de Diego Romero dice que Luisa de Godoy le enseñaba a Catalina "a realizar encajes de bolillos, dado que ya sabía bordar".44 Es de señalar que la provincia de Toledo fue uno de los más importantes centros de producción del bordado popular en España, y no hay duda de que Catalina no solo ejecutaba los bordados para la liturgia de su tío Juan y sus hermanos, utilizando el adorno del hogar y ornatos rituales y aplicando diversos estilos, tales como: "a dibujos", "a hilos contados" y "al pasado", sino también, ha cosido su vestido de novia con flores tejidas y una cola del vestido muy larga con un bordado de oro porque, cuanto más larga y bordada fuera la cola, más rica y prestigiosa fue la novia.


El 16 de enero de 1586 se llevó a cabo la ceremonia de velaciones de Miguel y Catalina, cuyo documento fue descubierto por el biógrafo cervantino Don Emilio Maganto Pavón,45 y en consonancia con la carta dotal de Cervantes del 9 de agosto del mismo año, cabe decir que no se explicó la presencia de "una cuna en seis reales."46 En vista de ello, se plantean dos preguntas: la primera es: ¿para quién fue la cuna, para Isabel, hija de Miguel?; y la segunda: ¿es posible que los eruditos hayan errado con sus interpretaciones, articulando que Cervantes ocultaba la existencia de Isabel hasta la muerte de Ana. Según el historiador burgalés Alfonso Dávila Oliveda "este documento contiene una cuna..., posiblemente destinada a su hija Isabel, por lo que cabría pensar que pasó a tutelar en Esquivias a su hija".47


Hay otro misterio: ¿por qué la suegra le nombra a Miguel administrador absoluto de toda su hacienda y le autoriza a Miguel cobrar todo, hasta vender y apelar a jueces, y no apodera a su hermano, Juan?48 De igual modo, el documento de 25 de octubre de 1586, no solo pone de manifiesto que Miguel y Catalina asistieron como padrinos al bautismo de Juan, hijo de Simón Hernández (1562-1609),49 comerciante de vinos, al igual que Cervantes, y de su esposa Francisca María Romana (1564-1591),50 prima de Juana Gaitán,51 sino también se plantean tres preguntas: ¿quién introdujo a Miguel en el mundo del vino?, ¿qué tipos de negocio emprendía Miguel con Juan y Simón durante sus andanzas en Andalucía?, y ¿vendían Juan y Simón el vino de Esquivias para la Armada Invencible?


Referente a Juana Gaitán, aquí quiero detenerme un momento y felicitar a nuestro Socio de Honor, Emilio Maganto Pavón por su nuevo libro intitulado: "El poeta Pedro Laínez", basado en 1642 notas a pie de página, 63 nuevos documentos, 9 poemas redescubiertos y 4 firmas autógrafas del "antiguo y verdadero amigo" de Miguel de Cervantes Saavedra, y "su maestro en poesía". Querido profesor Emilio: ¡Enhorabuena por su excelente libro¡, que según el biógrafo cervantino José Manuel Lucía Megías: "el libro está escrito desde la honestidad... y es un libro honesto..., y con este libro Usted cambia las historias de la literatura".52


Prosiguiendo con nuestro análisis, la invalidez de Cervantes es otro enigma. En efecto, destaco por primera vez que Miguel no pudo cultivar la tierra debido a su discapacidad de su mano izquierda de alta gravedad, ignorada de vista por la investigadores, y de hecho no existe ningún testimonio que revele qué grado de incapacidad y problemas de salud tenía el glorioso Manco y si recibía algún tipo de pensión por heridas de guerra a causa de la participación en la batalla de Lepanto o a la raíz de la esclavitud sufrida en Argel.


Como consecuencia de su estado de salud se hacen preguntas: ¿por qué no se le concedió al héroe de Lepanto ninguna pensión debida a su minusvalía?, ¿qué servicios y la atención médica recibía debido a su tartamudez?, y cómo tenía que administrar la hacienda de su esposa en el pueblo de los "ilustres linajes",53 que se componía de 10 majuelos, una tierra llamada "El Herrador", un huerto, una casa en Toledo, así como diversos majuelos y fincas en "la ciudad de las tres culturas". En este aspecto, surgen otras preguntas: ¿había más fincas de cultivo y huertos que atender?; ¿en qué pueblos se instalaban?; y ¿qué diversidad de nutrientes brindaban?


Al lado de ello, no es la verdad que la esposa de Miguel queda completamente abandonada en Esquivias como lo comentan falsamente algunos cervantistas porque según la documentación fidedigna Catalina fue acompañada de su madre, sus hermanos, las tres criadas: Isabel, Lucía y María, y de Ana y Lucía Romana, Juana de Ugena, y su tío Juan, quien administraba muy bien la hacienda.


Al lado de ello, estoy en desacuerdo con Luis Astrana Marín, quien le llama al suegro de Cervantes "el despilfarrador marido", así como con los biógrafos cervantinos, quienes ignoran el dato del 18 de marzo de 1595 donde se evidencia que la culpa de la mala administración de los bienes de los suegros de Miguel la tenía el cura Andrés de Ugena, vecino de Azaña.54


Asimismo, difiero con los sabios, quienes divulgan incorrectamente que Miguel saldó la deuda de sus suegros. Esa no es la verdad, puesto que se acredita que tras la muerte de Fernando y Catalina, Juan liquidó la deuda de 18.000 maravedís e hizo reparos en casa y en las heredades.55


De manera extraña, algunos especialistas callan que el 21 de agosto de 1594, en Madrid, Catalina no solo exhibe su firma legal ante los Señores del Consejo de Hacienda, y llama a Miguel dos veces su marido, sino también renuncia a todo, para que su esposo pueda llevar a efecto su comisión. Este dato fiable contradice a los eruditos, quienes siguen multiplicando sin ni un documento lícito que Cervantes "amado esposo",56 de Catalina, como le llama correctamente el profesor Juan José Fernández Delgado, quiso divorciarse o separarse de su ejemplar mujer.


El próximo dato del 10 de febrero de 1601,57 mal interpretado por algunos eruditos, constata que Catalina acude como madrina al bautismo de Juan, hijo de Juan Martín y Antonia Ramírez, y utiliza el apellido Cervantes a pesar de las prolongadas jornadas de separación. El profesor José Barros Campos deduce "de esta partida que Catalina ya estaba integrada en la familia Cervantes; mejor dicho, la veían integrada sus vecinos de Esquivias... El cura, que redactó la partida, la nombra como Catalina Cervantes y no Catalina Salazar. La integración completa la expresaba el pueblo, en aquella época, mediante frases como "la de Cervantes". Esta forma "la de...", se repite sobre todo en las partidas de defunción... Esto echa por tierra la opinión de algunos que afirman y defienden que el matrimonio Cervantes hacía aguas, y que, por esto, Miguel se fue para Andalucía y se olvidó de su mujer".58


El 8 de septiembre de 1608, el licenciado Francisco Ramos, de la parroquia de San Luis Obispo, de Madrid, desposó a Isabel con Luis, agente de negocios, cuyos testigos fueron el doctor Baltasar Carrillo, el médico Pedro Díaz de Paredes, y Cervantes,59 sin embargo, huelga aclarar que el no ser mencionada Catalina en el acta de matrimonio, no significa que no participó en la boda. No obstante, no hay documentos que destapen cuándo Miguel desveló la existencia de Isabel, pero Cristóbal Pérez Pastor (1833-1906), sostuvo que "hay que reconocer en lo que se refiere a doña Catalina un acto de virtud cristiana digno de toda alabanza, y, al mismo tiempo, el más reverente homenaje que una mejer puede rendir a su esposo".60


En cuanto a los últimos días de Cervantes, Don Sabino de Diego Romero declara que "a mediados del mes de abril de 1616, Catalina y Miguel emprenden regreso a Madrid, dejando constancia de ello en el "Prólogo", del Persiles, así: "sucedió pues, lector amantísimo, que viniendo otros dos amigos y yo del famoso Lugar de Esquivias, por mil causas famoso."61"Al hacer referencia Cervantes a esos dos amigos, del uno se está aludiendo a Francisco de Salazar y Palacios, hermano de Catalina."62


En este punto, felicito a nuestro querido amigo Don Sabino de Diego Romero por la identificación correcta de uno de los amigos de Cervantes, reforzada en la documentación legalizada, y, a la par, propongo una solución en cuanto al otro amigo,63 quien acompañó a Miguel y a Francisco a la villa "del Oso y el Madroño". En mi concepto, se trata de Pedro Lope de Vivar y Salazar, caballero de la Orden de Santiago y familiar del Santo Oficio de la Inquisición, de Toledo, heredero de Miguel, Catalina y Francisco.


Otra vez me apoyo en los datos conservados que atestiguan una relación muy respetuosa entre Catalina, Miguel, Antonio, Francisco y Pedro Lope. Un par de ejemplos son los testimonios que prueban que el 20 de octubre de 1626, Catalina instituyó "del resto de todos sus bienes, derechos y acciones, por heredero universal" a su sobrino Pedro Lope y a Francisco;64 el 27 de febrero, Francisco, "por mucho amor y voluntad a Pedro Lope, por muchas y muy buenas obras que de él ha recibido", le dio una carta de donación a Pedro Lope, de todos sus bienes que dejara tras su muerte;65 y el 8 de junio de 1632, Pedro Lope hizo merced al padre Fray Antonio de Salazar.66




 
 
Joomla 1.5 Templates by Joomlashack