Sociedad Cervantina Esquivias
Portada Noticias Cervantinas EL PROFESOR Dr. KRZYSZTOF SLIWA, SOCIO DE HONOR DE LA SOCIEDAD CERVANTINA DE ESQUIVIAS - Página 2
EL PROFESOR Dr. KRZYSZTOF SLIWA, SOCIO DE HONOR DE LA SOCIEDAD CERVANTINA DE ESQUIVIAS - Página 2



Deseo, en este contexto, hacer preguntas, a saber: ¿por qué no les intrigó a los difamadores de Catalina hasta el punto de escudriñar a sus antepasados? y ¿por qué no les nació una pizca de curiosidad sobre su documentación conservada en Borox, Esquivias, Toledo y Yeles, a fin de investigar las raíces de la nobleza de sangre de la esposa de Miguel, y por qué no tomaron en cuenta los excelentes documentos destapados por el historiador Sabino de Diego Romero?.


En consideración a la supuesta sangre judía del "Regocijo de las Musas", tanto polemizada por los cervantistas sin ostentar ni un documentos fiable, la mejor respuesta es la del mismo Miguel, juez ejecutor de la Contaduría Mayor de Hacienda para la provisión de la Armada Invencible:11"jamás te pongas a discutir de linajes, a lo menos, comparándolos entre sí".12


Importa dejar sentado, además, que Don Vicente Ruiz Rubio sostiene que la educación de Catalina "corrió a cargo del padrino de su bautismo, su tío materno Juan de Palacios, sacerdote. Una educación esmerada, que facilitara su encuentro con Cervantes". ¡Que beneficiosa -dice el autor- fue la educación recibida de su tío Juan¡ Estos conocimientos le valdrán a Catalina, a sus 18 años, para tener conversaciones adecuadas a la personalidad de Cervantes".13El decano de los periodistas toledanos, Luis Moreno Nieto, afirma que "don Juan, su tío, que la educó muy bien y la enseñó a escribir y leer libros de devotos",14y Don Sabino de Diego Romero asegura que Juan, al actuar como padrino de Catalina, "se hará cargo de la educación general de esta niña. No podía tener mejor educador; no solo en materia religiosa, sino también en todos los aspectos de la vida de una persona".15


Sin embargo, no se testimonia cuándo, dónde y en qué circunstancias Catalina, bautizada el 12 de noviembre de 1565 por su tío Juan, y confirmada dos veces según los nuevos documentos hallados por Don Sabino de Diego Romero, -a saber: el 5 de diciembre de 1566, por el toledano Luis Suárez (¿-1580), obispo auxiliar de Toledo (1539-1554) y obispo de Dragonara (1554-1580),16 y el 13 de febrero de 1583 por el mucenteño Diego de la Calzada (1545-1625), obispo auxiliar de la Archidiócesis de Toledo (1578-1589) y obispo titular de Salona (1578-?),17 empezó a entablar relaciones sentimentales con Cervantes, "flor del ejército español".


El profesor Juan José Fernández Delgado, Académico Numerario de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas, precisa que "el encuentro físico entre Cervantes y Catalina" ocurre el 16 de septiembre de 1584.


Tocante al tema del enamoramiento, éste se caracteriza por la alegría y fuerte atracción de Catalina, de casi 19 años de edad, y de Miguel, de los 37 años de edad, quienes se enamoraron de verdad y superaron los aspectos negativos de su situación financiera. Con esto en mente, nuestro genial escritor enseña cómo escoger a su pareja así: "Lo primero, le aconsejaría que mirase más a la fama que a la hacienda".


Notemos además que a Catalina no solo le sedujo la posibilidad de garantizar su linaje, fortalecer el sentido de seguridad y mejorar sus posesiones, sino también le atraían la fama del héroe de Lepanto y Argel y el alto respeto de sus amigos, quienes confesaban que "era querido, amado y estimado de todos... por ser de su cosecha amigable, noble, y llano con todo el mundo"19. En una palabra, Catalina estaba en búsqueda de un marido, a saber: "yo busco marido que me ampare, me mande y me honrre".20


El historiador Juan José Fernández Delgado dilucide que "Catalina descubrió en Cervantes un alma clara y sin dobleces, encontró a un hombre entrañablemente humano al que amó durante su vida sin preguntarse por qué. Y le amó tanto que cuando asistía a cualquier acto público en el que debiera estampar su firma, lo hacía como "esposa de Miguel de Cervantes", como atestigua Sabino de Diego. Y le amó tanto que redactó por segunda vez su testamento para expresar su deseo de ser enterrada en el Convento de las Trinitarias de Madrid, en la misma sepultura de Miguel de Cervantes "por el mucho amor que se tuvieron en vida", lo que ocurrió el 30 de octubre de 1626".21


A los casi 19 años de edad de Catalina, el 6 de febrero de 1584, falleció su padre Fernando, hombre de la casa, y no a la edad de 42 años como lo desinforman los eruditos, sino al menos a la de 57 años, y el 12 de noviembre del mismo año, según Don Sabino de Diego Romero, Miguel festejó el cumpleaños de su novia y asistió al bautismo de Catalina, hija de Ana Rodríguez y de Juan de Ugena, quien trabajaba de gañán en casa de Palacios.22


Por lo que se refiere a la ceremonia matrimonial entre Miguel y Catalina, los cervantistas siguen propagando injustamente que en la celebración de boda no figuran parientes de los desposados debido a los problemas familiares.23 Esa no es la verdad en absoluto porque Juan era tía materno de Catalina y estoy seguro de que la suegra de Miguel estaba presente, pero tenía que cuidarse de sus tres hijos: Gonzalo, de 11 años de edad.24 Francisco, de 7 años de edad;25 y Fernando, de 3 años de edad.26


Acerca de la familia del Manco de Lepanto, el historiador José Barros Campos alega que "la falsedad y falacia, sobre la asistencia o no a la boda de Esquivias, la descubre y rechaza el testamento, antes de cumplirse los seis meses de la boda, a su consuegra Catalina de Palacios, la madre de su nuera Catalina, y la suegra de su hijo Miguel. Esto indica que había una gran confianza y amistad entre las dos familia.27


En esencia, es una fantasía absurda continuar enseñando los dogmas sobre el espíritu de discordia entre ambas familias, indocumentada por los cervantistas, pues según el profesor Jorge García López, Rodrigo, al constituir en albaceas a su mujer y a su consuegra "implica una relación fluida entre las dos familias y un conocimiento mutuo",28 y acorde con el biógrafo cervantino Alfonso Dávila Oliveda "el testamento del padre, redactado en su lecho de muerte, parece sellar la relación comercial entre los Cervantes y su nueva familia política, los Salazar, naturales de Esquivias. Leonor de Cortinas debió ser la inspiradora de las cláusulas por las que se nombraba a su consuegra, albacea testamentaria de las disposiciones del mismo, quizás porque ambas tenían parentesco común con el que sería el rector de la Universidad de México, Francisco Cervantes de Salazar, natural de la ciudad de Toledo".29


Al margen de ello, quisiera lanzar una advertencia que me sale al paso, esto es, la boda se celebra el Día de la Virgen de Guadalupe, cuya imagen tiene su principal centro en la Basílica de Guadalupe, ubicada en el cerro del Tepeyac, en el norte de la Ciudad de México. Entonces, surge una pregunta: ¿quién decidió ese día de matrimonio, por qué, y qué significado tenía que dar para los matrimoniados?


También resalto que la documentación cervantina acredita que a los casados no les faltaba la comida según la carta dotal, otorgada a Catalina el 9 de agosto de 1586.30 a pesar de que algunos cervantistas siguen difundiendo sin un testimonio original que la familia de Catalina pasaba hambre y era muy pobre. En realidad, el dato del 18 de marzo de 1595 echa por tierra dicha creencia defectuosa y pone en evidencia que el cura Juan, hombre muy generoso, honesto y amante de su pueblo esquiviano, entregó "pan cocido del dicho trigo a los vecinos de este dicho lugar".31


Sobre el particular, siento, en verdad, la necesidad de remarcar que el corral de la familia Salazar Vozmediano estaba bien nutrido y no carecían del delicioso sabor de aceites de oliva, cereales, una fanega de trigo, harina, miel, pan, uvas blancas, el rico vino, cuarenta y cinco gallinas, pollos y un gallo, un majuelo "con una oliva grande",32 un majuelo "con ciertos almendros" y "el huerto de los Perales",33 donde a pesar de árboles frutales, tales como ciruelas, granados, higueras, manzanas y moreras, se cultivaban, entre otras cosas, ajos, cebollas, garbanzos, habas, hinojo, ortigas, perejil, remolacha, tomates y zanahoria. A esto se añaden otros productos nutritivos, relatados por Don Sabino de Diego Romero, tales como: "calabazas, higos, melones y pepinos".34


Debo agregar que las propiedades de Fernando se hallaban hipotecadas, a pesar de haber dejado muchas deudas, participaban y hacían uso del usufructo, por lo tanto es correcto decir que no les faltaban viandas. Igualmente, estoy en desacuerdo con los cervantistas, quienes anuncian incorrectamente que Esquivias no tenía ningún ganado o ninguna agricultura y que esta fue de las causas por qué Cervantes abandonó a su esposa. Esa no es la verdad porque según la documentación notarial, en Esquivias se cazaba, example gratia, corzo, chocha, jabalí, liebre, perdiz y venado, y se producía el ganado en los mejores pastos del Monte de Esquivias,35 sea a modo de ejemplo, en "el prado de Valdelafuente,"36 o "en un monte de Encinas",37 según los tres nuevos documentos descubiertos por Don Sabino de Diego Romero.38




 
 
Joomla 1.5 Templates by Joomlashack