Sociedad Cervantina Esquivias
Portada Noticias de Esquivias ESQUIVIAS Y SUS VECINOS, LIBRES DE VASALLAJE DE LA IGLESIA DE TOLEDO.
ESQUIVIAS Y SUS VECINOS, LIBRES DE VASALLAJE DE LA IGLESIA DE TOLEDO.


Debemos remontarnos a los primeros datos escritos que se conocen sobre la historia de Esquivias:




En cinco de Febrero del año 1188 de la Era Cristiana, correspondiente al año 1226 de la Era Hispánica (1) el Rey Alfonso VIII dona los solares y vasallajes que posee en Esquivias a la Iglesia de Toledo. El documento dice:




"Sea Notorio a todos presentes, y Venideros, que yo Alonso por la gracia de Dios Rey de Castilla, y de Toledo junto con mi esposa Leonor Reyna graciosa, y Voluntariamente, Concedo, y hago donación a Dios, a la Iglesia de Toledo, a la bienabenturada Virgen María, y a Vos Don Gundisalvo al presente Arzobispo de esta Iglesia Primada de la Españas, y a Vuestros subcesores, los Vasallos, Solares, heredades, y todo lo que tengo en la villa, que se llama Esquivias situada junto a Yeles, y inmediata a






                       (Alfonso VIII en Toledo)

Illescas, con el derecho Real, y todo, todo lo que toca, pertenece, y Corresponde al Real Derecho, y Dominio, para que

lo tengais y poseais perpetua, e irrebocablemente con Derecho hereditario:

Y si alguno presumiera, o quisiere quebrantar, o disminuir esta Carta, o donación, o Privilegio, incursa, o encuentre plenariamente la ira de Dios Omnipotente, y sufra con Judas traidor las penas del infierno. y además de esto pague a la parte del Rey, o a mi Camara mil Ducados, y el daño, que a Vosotros hiciere, le restituia doblada: fecha escrita en Toledo año de Mil doscientos, y veinte, y seis, a trece de enero.

Y yo el Rey Alonso Reynando en Castilla, y Toledo firmo y confirmo esta Carta con mi propia mano = Gundisalvo Arzobispo de la Iglesia de Toledo Primada de las Españas la confirma = El Conde Fernando Alferez del Rey la Confirma = Juan Obispo de Cuenca la Confirma = Gundisalvo Obispo de Segovia la Confirma = El Conde Pedro la confirma = Martín Obispo de Segovia la Confirma = El Conde Pedro la Confirma = Martín Obispo de Burgos la Confirma = Pedro Fernando la Confirma = Roderico Diego hijo Dxiij la Confirma = Ordonio Garcia la Confirma = Soterio Roderico la Confirma = Lope Diaz Merinus Regis la Confirma = Magister mica Notario del Rey en Castilla ha escrivido estando Presente Guterrio Roderico Cancetario.==="

El año 1216, Era Hispánica de 1254, el Rey Fernando III el Santo, hijo de Berenguela I, y por tanto nieto de Alfonso VIII, ratifica la donación.

A partir de la fecha de donación, se instituyeron los impuestos o tributos de Onzavo y Alhajor, que gravaban a los vecinos de Esquivias, y que consistían en:

Onzavo: que de cada once partes de cereal había que entregar una al Cabildo de la Iglesia de Toledo.

Alhajor: Que había que pagar al Cabildo la cantidad de tres maravedís y medio por cada aranzada de viña, o de olivo.

Así pues, era obligado que los vecinos de Esquivias habían de pagar dichos impuestos a la Iglesia de Toledo, pero esto no sucedió así, ya que no los pagaban, como tampoco lo hizo el Concejo de Justicia y Regimiento por la utilización de los Prados Comunales del Monte, de San Bernabé y de Val de la Fuente.

El Cabildo reaccionó el año 1432, pretendiendo subsanar esta falta, principalmente en lo que se refiere a los Pastos Comunales, por lo que nombró Alguaciles en el Concejo de Esquivias. Aún así, siguieron sin pagar los vecinos, ni tampoco lo hiciera el Concejo.

Nos encontramos ya en el año 1469, siendo Alcalde de Esquivias, por el estado de los hijos dalgo, Juan de Cárdenas (2) instándole el Cabildo a que firmara una Escritura de Concordia ante la Iglesia de Toledo y el Lugar de Esquivias, como privilegio del Señor Rey Don Alonso el VIII, despachado en los idus de febrero de la Era de 1226.

El 7 de Diciembre de 1469, la Justicia de Esquivias, en Concejo abierto, en que solo concurrieron entre la Justicia, Vecinos de Esquivias, y Vecinos de Toledo, que moraban en el lugar, diez y siete personas, dieron poder a Juan de Cárdenas para que pudiera representar a los vecinos de Esquivias, ante el Cabildo de Toledo, para firmar una Escritura de Concordia que establecía, por primera vez desde la donación, el compromiso de los vecinos para pagar a la Santa Iglesia de Toledo el Onzavo y Alhajor.

Dicho documento dice:

"Primeramente dixo, que por quanto todas las Tierras de la Villa de Esquivias, y su Término, ansi campias, como fructiferas eran, y son de los Señores Dean, y Cabildo, e tienen todas ellas derechos: conviene a saber, de todo el pan, trigo, cebada, etc. que en las dichas Tierras nace, y se coge, de once fanegas una.

Item de todas la Viñas, que estan en la dicha Villa, e Su Término han, é tienen derecho de cada aranzada tres maravedís, y medio; se obligó por sí, y en el nombre del Concejo, y Vecinos pagar en adelante estos derechos al Cabildo de la Santa Iglesia, prometiendo, que si todas las Tierras campias, o qualquiera de ellas se dexassen de sembrar por espacio de tres años, pudiesse cualquiera de los Vassallos Vecinos del Lugar, o a quien el Cabildo las diesse, entrar a labrarlas, y desfrutarlas con la carga del Onzavo; concediendo la misma facultad en la Viñas del Termino, si por cinco años no se labrassen, obligandose, a no enagenar algunas de la Heredades sin pedirle licencia, y consentimento."

Pero Juan de Cárdenas no firmó dicha Escritura de Concordia hasta pasados 10 años, concretamente el 12 de Enero de 1480, fecha en la ya no era Alcalde de Esquivias. Se desconocen los motivos que originaron este retraso, pero, como se verá después tuvo sus consecuencias a favor de los vecinos de Esquivias. ¿casual o intencionadamente?.

A partir de este año de 1480, algunos vecinos pagaron al Cabildo los tributos a que estaban obligados por la donación y por la Escritura de Concordia firmada, pero no todos, como tampoco lo hizo el Concejo de Esquivias por los Prados Comunales (3).

Para estas fechas de 1480, la mayoría de los vecinos de Esquivias habían cambiado la cultura del cereal por la de viña y del olivo, por lo que, en el supuesto de tener que pagar al Cabildo el Alhajor, éste se vería aliviado por el citado cambio de plantación.


Estos hechos motivaron que la Iglesia de Toledo interpusiera una demanda judicial en la Chancilleria de San Millán de la Cogolla, de Valladolid, contra los vecinos de Esquivias.








En la demanda, se hizo constar que el año 1188, Era de 1226, el Rey Don Alfonso el VIII donó los Solares y Vasallos que tenía en Esquivias a la Iglesia de Toledo, considerando como si dicha donación la hubiera realizado el Rey Alonso el VI, que liberó Toledo de la musulmanes el año de 1085, Era de 1123. De igual manera, se hacía referencia a que la donación se hizo del Termino Redondo (4) de Esquivias.










(Alfonso VI, en la entrada a Toledo por la carretera de Madrid)


La primera sentencia dictada de dicho juicio, resulta netamente favorable a los intereses de los vecinos de Esquivias por los siguientes motivos:

Firme disposición es de ley que el Privilegio penda de su uso, de tal suerte, que si por espacio de treinta años a die concessionis, de el no se usasse, por solo el defecto de uso se pierda. Luego si el Cabildo de la Santa Iglesia no usó el dominio Solariego, que persuade, le transfirio el Privilegio, no solo en el espacio de treinta años a die expeditionis, sino en tiempo alguno, perdió forzosamente el Privilegio, y el dominio Solariego, que se figura le comunicó.

La prueba de no haver usado el Privilegio el Cabildo, la ofrece la Escritura de Concordia, del año de 1480, pues en ella intentó (aunque con tanto cúmulo de nulidades) se le confesasse el dominio directo Solariego, en cuya pretensión declaró tacitamente no haver tenido uso el Privilegio.

La Iglesia de Toledo presentó cuatro testigos Hidalgos, que manifestaron que de tiempo inmemorial, antes de la donación del Rey Don Alfonso el VIII, ya eran propietarios de las casas y solares que poseian en Esquivias, por lo que el caracter de Término Redondo del que dice era dueño el Rey Don Alonso el VI, no era cierto pues al menos estas propiedades, y otras posibles, rompian el caracter de Término Redondo, por lo que la donación no tenía fundamento juridico real.

La sentencia presenta algunas observaciones de interés a la causa, y menciona: que no parece ha ignorado el Cabildo de la Santa Iglesia disposición de derecho tan firme como que no puede haber quien dude, que ab origine Privilegij falto al Cabildo de la Santa Iglesia dominio Solariego en el Termino, y Lugar de Esquivias, que solo podra justificar con su Privilegio dominio particular en aquellas cosas, que su Magestad le tenia, quando le hizo la donación, si probassen quales fuessen; pues si perteneciendole el dominio de algunas Casas, y Heredades en el Lugar, y Termino de Esquivias, que tiene dadas a censo perpetuo, o tributo emphiteutico, estuvo tan omisso en presentar sus Escripturas, por no perjudicar con la prueba del dominio particular, que goza virtute ipfius privilegij, el universal Solariego, a que aspira, que notando las dos comunidades; y los demas Vecinos su renitencia, se vieron precisados a poner en Autos los documentos, que se le justifican en Cinco Casas, que tiene dadas: una a censo perpetuo por la pensión pecunaria contenida en su Escriptura, y las quatro a emphiteusis por el tributo anual de dos gallinas, siendo la una de ellas, la que en 28 de Octubre de 560 (1560). tomó para Gaspar de Gaona Don Pedro Gaytan, Racionero de la Santa Iglesia, obligandose a pagar perpetuamente a su Cabildo por un Solar de Casas del Lugar de Esquivias dos pares de Gallinas cada año y las demas condiciones Eclesiasticas de Dezima, y dos años commisso, y a tener las casas bien reparadas, y no darlas, venderlas, traspassarlas, ni en otra manera alguna enajenarlas, sin su licencia, y consentimiento; y en seis Heredades majuelos de Viñas, que en el Termino tiene dadas a tributo, que cobran de las persona, que las posseen.

El segundo instrumento, que se refiere en la Escriptura por Titulo de pertenencia del Dominio Redondo Solariego del Cabildo, es la Escriptura de Concordia, que Juan de Cárdenas, vecino de Esquivias, celebro por si, y en nombre de su Concejo con el Cabildo de la Santa Iglesia, el 12 de Enero del año de 1480, por la qual relacionando, que por quanto a pedimento del Procurador del Cabildo le havian sido leido ciertas Cartas-Sobre, y en razón del Señorio, que los dichos Señores Dean, y Cabildo tenian en Esquivias y en su Termino, assi en la tierras, como en las Viñas, segun que en la dicha Carta era contenido.

A continuación, se detallan los pormenores que expone el Cabildo, como que todas las Tierras de Esquivias, y su Termino, ansi campias, como fructiferas eran, y son de los Señores Dean, y Cabildo, e tienen todas derechos: conviene a saber, de todo el pan, trigo, cebada, etc, que en las dichas Tierras nace, y se coge, de once fanegas una y se pague el Alhajor por la Viñas y olivos, prometiendo que si todas las Tierras campias, o qualquiera de ellas se dexassen de sembrar por espacio de tres años, pudiesse qualquiera de los Vassallos Vecinos del Lugar, o a quien el Cabildo las diesse, entrar a labrarlas, y desfrutarlas con la carga del Onzavo; concediendo la misma facultad en las Viñas del Termino, si por cinco años no se labrassen, obligandose, a no enagenar alguna de la Heredades sin pedirle licencia y consentimiento.

Este instrumento se pretendio elevar a la altura formal de reconocimiento del Territorial Dominio Directo, lo cual no fue posible por que el instrumento estaba lleno de nulidades:

La primera, el tiempo, que corrio desde la dación del Poder que se confirio a Juan de Cárdenas por la Justicia en Concejo abierto, el 7 de Diciembre de 1469, en que solo concurrieron entre la Justicia, Vecinos de Esquivias, y Vecinos de Toledo, que moraban en el Lugar, diez y siete personas, hasta que el exerció, celebrando la Escritura el 12 de Enero de 1480.

Es sentada opinión que el mandato espira del mismo modo, que por la muerte, por la cessacion en el oficio publico, por cuya virtud se dió, si res est integra, y la causa voluntaria; a exemplo de jurisdicion delegada, que espira, si antes de empezarla a exercer, murio, o cesso en el oficio el Delegante.

Se contempla que el año 1480 en que se firmó la Escritura de Concordia, habian cesado en sus cargos, por cuya cesación murio el Poder; y Juan de Cárdenas celebró como sin el la Concordia con notorio vicio de nulidad; sin que se pueda subtener por la concurrencia de los diecisiete Vecinos, que asistieron al Concejo, y le firmaron; por que estos pudieron haver fallecido en el transcurso de los once años. Y aún cuando no huviessen muerto, la dacion del Poder quedo reducida a una mera congregacion, o tumulto de personas; pues si dejando de influir la Justicia, y Regimiento en ellos se les huviese de considerar Concejo, se incidiria en la monstruosidad de dar cuerpo formal sin cabeza: con que Juan de Cárdenas acordo la Escriptura, no con poder del Concejo, sino con solo diez y siete Vecinos del pueblo, que ya se ve, no fue bastante, ni pudo servir, para privar del libre dominio de los bienes comunes al Lugar, ni de sus haciendas a los demas Vecinos. 

Constituye la segunda nulidad en la Concordia, el hecho de haber concedido el Poder por tan solo una parte de los Vecinos de Esquivias cuando era necesario de todos, porque siendo a todos perjudicial la confession, y gravamen que se les imponia, fue forzoso, que todos le consintiessen. No obstante, se pidio la asistencia de dos partes de tres de los vecinos de Esquivias para que confirmaran el Poder dado a Juan de Cárdenas.

La tercera nulidad nace del defecto de potestad del Concejo, aun haviendo concurrido, y prestado en el todos los Vecinos uniforme consentimiento; porque para la enagenación de los pastos en la especie menos dura de ella, que es la locación, se requiere Regia facultad; y no basta por si solo el consentimiento universal de los Vecinos, y Concejo.

Produce la cuarta nulidad, el no haver pendiente, ni temerse pleyto entre el Cabildo, y el Lugar sobre el Señorio de su Termino al tiempo, que a Juan de Cárdenas se le dio el Poder en cuya virtud concordo la Escriptura.

La sentencia tiene en consideración la Executoria que se elevó en favor de la Santa Iglesia sobre el reconocimiento de Término Redondo, librado en la Chancillería de Valladolid el 12 de Abril de 1538. Reconociendo la Santa Iglesia el despacho a favor de los Vecinos de Esquivias por Sentencia de Revista en el año de 1514. Es por tanto que la confesion que de ellos se hace, nacio de ciega ignorancia, si ya no la produxo la de enorme malicia de los, que apadrinando la servidumbre; acaudillaron los pocos Vecinos, que la autorizaron, cambiando al logro de sus particulares interesses la universal pérdida de la libertad, confirmando con nombre de utilidad comun la severa esclavitud.

Continúa la sentencia con reconocimientos beneficiosos para ambas partes, dando por hecho que por las Executorias ganadas, el Cabildo tenia el derecho de percibir el Onzavo y el Alhajor, con tal que no llevase paja, ni gallinas a los Vecinos.

El Cabildo solicita al Juez que, aún reconociendo no ser válida la Escritura de Concordia, firmada por Juan de Cárdenas, se le condene a los Vecinos de Esquivias, y al Concejo, al pago de los impuestos de Onzavo y Alhajor.

El mismo convencimiento tiene la Executoria de la Chancilleria; porque si bien decretó a favor de la Santa Iglesia la propiedad de llevar el Onzavo y el Alhajor, no fue por el Titulo de Señorio Solariego, ni por pensión emphyteutica en reconocimiento del directo, que penes eam residiesse, sino por otro titulo, veluti el de la prescripción, ant fimili.


El Concejo de Esquivias presentaba tantas pruebas como le eran solicitadas, siendo el año de 1583 cuando mas hubo que presentar. El 31 de Mayo de dicho año, Pedro Martín de la Plaza recibio sesenta y tres rreales, por la yda a Valladolid a hacer diligencias con el pleyto que el concejo trata con el monasterio de San myllan, mostro libramiento con carta de pago. De nuevo el 8 de Julio de dicho año, Pedro Martín de la Plaza recibe quarenta Reales por el camino

                (Monasterio de San Millán de la Cogolla)

que hizo a Valladolid a llevar la provança del pleito que el concejo trata, con el monasterio de San millan de la cogolla mostro libramen. 

Con el motivo de haber plantado los vecinos muchas Viñas en las Heredades Paniferas, se quexo el Cabildo en la Chancilleria, de que contra la naturaleza del feudo, o emphyreusis havian mudado la forma, y cultura a las Heredades, que les pagaban Onzavo, reduciendolas a Viñas; por lo que pidio se les mandasse pagar del fruto de la Uva, como subrogrado en el de granos, el Onzavo de las ya plantadas, y se les condenasse, a que en lo sucesivo no plantassen mas.

El Cabildo presenta 12 testigos (sin reparar que todos los de la suya son partes formales en la causa, como quienes dieron el Poder para la Concordia) y les ha pretendido poner de Arrendatarios, y Criados de la Casa del Noviciado; pues quatro de ellos son Presbyteros, quatro Cavalleros Hijos Dalgo, y los quatro restantes labradores, y Menestrales, que aunque tal vez ayan hecho obra para la Casa y labrado en su hacienda, ni son Criados, ni estan excluidos de testificar con validacion en las causas de ella; los que uniformemente contestan a la primer pregunda: Que siempre, y de inmemorial tiempo han visto gozar, y gozado el Lugar, y Vecinos repetidamente todos sus bienes, y haciendas en posession, propiedad y pleno dominio sin dependencia del Cabildo, vendiendolas y enagenandolas libremente, sin haverle pedido licencia, venia, ni consentimiento en tiempo alguno, ni haverle pagado por las enagenaciones algun canon, laudemio, o pension; concluyendo la costumbre inmemorial con los mejores prerrequisitos, que la califican en las oidas a sus mayores, con expresion de sus nombres, y edades, subiendo hasta las terceras.

Siendo un tanto llamativo el hecho de ser doce el numero de testigos de aquella probanza forasteros todos del Lugar de Esquivias, afirmaron a la segunda pregunta que todos conocian desde mas de cinquenta años a aquella parte de que se acordaban, y tenian noticia de las Casas de aquel lugar, Tierras y Viñas de su Termino sabian, y havian visto, que las dichas Casas, tierras, y Viñas siempre havian sido y las havian conocido, y conocian por propias de los Vecinos del dicho Lugar, como Señores, y poseedores de ellas.

De igual manera contestan los 22 testigos que presenta el Concejo de Esquivias en la causa que se celebró el año de 1637, contestando a la segunda pregunta del interrogatorio: Si sabian o havian oido decir, que todos los Solares, Heredades, tierras, Terminos, Viñas, sitas en los Terminos del Lugar de Esquivias, havian sido, y eran del Cabildo y de la Santa Iglesia en propiedad, por Privilegio Real, que los señores Reyes hicieron en favor de dicho Cabildo, dandoles, y donandoles todos los Solares, y posessiones, y Derechos Reales, que en los dichos Terminos tenian, y sigue la pregunta detallando si habian oido decir que debian de pagar y pagaban los vecinos de Esquivias al Cabildo el Onzavo y el Alhajor, a lo que de los 22 testigos, los 9 de Vorox, distante media legua de Esquivias, y los 13 de este Lugar Vecinos, respondieron, aquellos 9 con total ignorancia de la pregunta, no solo por lo respectivo a la inmemorial en ella contenida, sino aun de lo sucedido en su tiempo, y estos 13 negando contra producentem del todo la pregunta.

De esta verdad es el mejor testimonio de la Executoria, que gano el Lugar de Esquivias en la Chancilleria de Valladolid por tres sentencias que se confirmaron por el Concejo en grado de Segunda Suplicacion en 23 de Junio de 1650.

La Chancillería no declaró los derechos de Onzavo y Alhajor en Executoria de 1561. No se detuvo en pronunciar en 1642 por sus tres sentencias, y los Vecinos podrán cambiar cereal por viña.

Lo mismo habían declarado los Vecinos de Esquivias el año de 1637 en la Chancillería de Valladolid, con segunda aplicación en 1652, declarándose poder mudar las Heredades de Pan llevar en Viñas cumpliendo los vecinos en pagar el Alhajor en puesto del Onzavo, que se les pretendia exigir.

En las sentencias se tuvo en cuenta que las comunidades y demas vecinos habian de hacerce cargo, y satisfacer la Provisión librada por el Señor Rey Alonso el XI, a favor del R. Arzobispo, y Cabildo de la Santa Iglesia en 29 de Julio de la Era de 1369, confirmada después por su hijo el Señor Rey Don Enrique.

No es privilegio este Instrumento, aunque a tal esfera el Cabildo le ensalce: confirma, ni aun menciona el Privilegio del señor Rey Don Alonso, por el que el Cabildo pretende el dominio; y solamente decide la controversia, que se sustcitaba entre el Reverendo Arzobispo, y Cabildo de la Santa Iglesia, y los caballeros de la ciudad de Toledo, los quales pretendian hacer sus Solariegos a aquellos Vecinos de Esquivias, a quienes daban, para edificar, los Solares de Casas que en el Lugar siendo Realengo, tenian: en cuya disputa declaro la viva voz del Principe, ser el Lugar Realengo, y no ser, ni tener alguno en el fuero de Solariego.

Con que este Instrumento en vez de ser proficuo al Cabildo, le destruye totalmente el artificio de su dominio, e imposibilita la aprobacion de la Escriptura, que se le confiesa.

No se levanta sobre el cimiento de haver pertenecido a su Magestad en integro dominio todo el lugar, y Territorio de Esquivias al tiempo, que le hizo la donacion el señor Rey Alonso el VIII. Pues si el mismo confiesa en la narrativa, que hizo el señor Rey Alonso el XI, haver sido el Lugar Realengo, y que los Vecinos de Toledo tenian desde el tiempo que lo fue, Casas, y Solares, por lo que a los que las daban hacian sus Solariegos; porque havia quien tuviesse entero dominio en algunos Solares; y tampoco despues le tuvo; porque assi lo decide en su Sentencia el mismo Principe, movido sin duda de los fundamentos, que se han expuesto contra el dominio Territorial Solariego.

La sentencia emitida en el año 1642, determina que los Vecinos del Lugar de Esquivias cumplían con pagar el Alhajor, con la planta que tuvieren, y que podían mudar la cultura, siempre que quisieren, plantando viñas en todas las tierras a su arbitrio, absolviéndolos de las demandas del Cabildo. 

Asi mismo consta en los Autos probado a la quarta pregunta de la provanza hecha por las dos Comunidades, y Vecinos, y por la deposicion de Carlos Phelipe de Torres testigo del Cabildo, y como tal contra producenten a la 2 de su interrogatorio, haver en el Termino del Lugar muchas Tierras, de las que no se paga Onzavo, ni Alhajor, las quales se hallan interpoladas con las del Pontifical, que son las que solamente le deben; de donde nace denominarlas Onzaveras, para distinguirlas de las que tal derecho no contribuyen.

Quedó probado pues, por la Certificación dada por Don Miguel Fernandez Munilla, de la justificación hecha en el Pleyto de la Chancilleria por el año de 637 (1637) con la probanza executada en este Juicio, y con multiplicidad de instrumentos, no solo 40 años de possession contra el Cabildo de la Santa Iglesia, sino la inmemorial descripcion o costumbre, en que con el Comun del Lugar han estado, y se hallan disponiendo de sus bienes comunes, y particulares, usando de su dominio como propios, y verdaderos Señores, enagenandolos sin contradicion alguna del Cabildo, ni de los Administradores, que en Esquivias ha tenido, que para perjudicarle es suficiente, por serlo aun en los terminos mas estrechos de prescripcion contra el Principe.

Con fecha 2 de Diciembre de 1636, el Concejo de Esquivias recibe la sentencia que es favorable a los vecinos de Esquivias, mandando a las partes respeto silencio y que no se demande mas cosa alguna, no haciendo condenacion de costas. Lo que se ratifica con fecha 23 de Junio de 1650 (5).


alt

(Final de la ratificación de las sentencias, de fecha 23 de Junio de 1650)

Así pues, después de dictada esta última sentencia, los Vecinos de Esquivias habian de pagar al Cabildo los impuestos de Onzavo, sobre las escasas tierras que se hallaban sembradas de cereal, y el alhajor sobre las viñas y olivares, que eran las que mas predominaban, aunque se hubiera cambiado la cultura del cereal por viña.

Nuevamente, el Dean y Cabildo de la Santa Iglesia de Toledo instó al Concejo de Esquivias a firmar una nueva Escritura de Concordia entre el pueblo de Esquivias y el Cabildo, en reconocimiento y acatamiento de lo establecido en las sentencias citadas.

Este fue dado el 17 de Mayo de 1734, con el corto número de veintiocho vecinos del Lugar, congregados en Concejo público, o abierto, autorizando a Don manuel de Olarte Palomeque, Alcalde, y a Gaspar de Roxas, Regidor, para que firmaran dicha Escritura de Concordia.

Por la otra parte, actuaron Don Diego López Pintado y el Doctor Don Gaspar de Miranda, Comissarios del Cabildo de la Santa Iglesia, donde se hacia referencia a la Concordia de fecha 10 de Enero de 1480, firmada por Juan de Cárdenas, corroborada por Executoria de la Real Chancilleria de Valladolid de 8 de Septiembre de 1561.

No obstante, algunos vecinos y el propio Concejo de Esquivias no pagaban los impuestos de Onzavo y Alhajor por lo que se da a los vecinos una moratoria en atención a la gran necesidad de los Vecinos, y deseando su conservacion, en virtud de su facultad, les hacian merded, de que por seis años, que havian de cumplir en fin de Diciembre de 741 (1741), no pagasse el Lugar; y sus Vecinos por la Tierras, cuyo dominio util les iba concedido mas que tan solamente una parte de tres, por razon de Onzavo; quedando a su beneficio las dos, para que con este alivio pudiessen cultivar y continuar sus rompimientos: y pasados los seis años, pagassen enteramente en la forma, que se pagaba de las demas heredades onzaveras del Termino.

Con fecha 10 de Mayo de 1745, el Concejo de Esquivias ganó facultad para vender 700 fanegas de propios al Monte (6) y Prados de San Bernabé y Valde la Fuente. 


alt


Estos Prados eran de uso de lo Común, dedicados a pastos comunales y del ganado del abasto de carnes, que suponía la Obligación.

"Don Phelipe por la Gracia de Dios Rey de Castilla de León de Aragón de la dos Sicilias de Jerusalem de Navarra de Granada de Toledo.../...y de todos los vecinos del Lugar de Esquivias, de quienes presento poder especial, y testimonio de los votos recibidos callehita de los que no pudieron concurrir al Concejo.../...tiene sobre si sus propios y Ventas un Censo redimible de treinta y tres mil, y quinientos ducados de principal, y Vellón con sus réditos correspondientes.../...se halla ducido este Censo entre seis Ynteresados, como son el Conde de Toreno, el Reverendo Cabildo de la Santa Primada Iglesia de Toledo, la Yglesia Parroquial del Señor San Juan de la villa de Arebalo, Capellania de Santa Clara de la de Ocaña, y Mayorazgos de Chirinos, y Quijada, de forma que siendo tantos los Ynteresados causan un notable, y considerable perjuicio a el Lugar con las repetidas ejecuciones y Egecutoreas que cada uno por su parte enbian a la cobranza de sus réditos, lo que se ebidencia hallandose por la quentas tomadas al concejo que desde el año de mil setezientos veinte, y ocho asta el de setezientos, quarenta, y uno se an pagado.../...nemine discripante se bendan setecientas fanegas de tierras propias de dicho Lugar en parte que posee en su termino y sitio que llaman del Monte y Prados de San Bernabé, y Valdelafuente para con su importe redimir las porciones o el todo de dicho Censo, y asta donde alcanzaren, y pagar los réditos caidos, obteniendose para ello la licencia y facultad del vuestro Concejo, lo que es, y sera mui util y conbeniente a el dicho Lugar pues de no tomarse esta prompta providencia para ebitar los espresados daños y vejaciones llegara de que los Ynteresados en dicho Censo se alzaran con las espresadas Alcabalas, tierras y demas propios del concejo quedando totalmente arruinado el Lugar, sin que se alle otro medio mas comodo, y menos graboso que el de bender las dichas setecientas Fanegas de tierra y maiormente sacando mui poco útil de ellas, pues en renta no llega a seis reales por fanega, y vendidas pueden importar crecida suma por balla a la Comun y justa estimacion trescientos reales cada una antes mas que menos como todo se ajusta, y justifica de la informacion de quatro testigos con citacion del Procuarador Sindico general del dicho Lugar, de la que consta asi mismo ser suias propias y que como tales a usado, y usa de ellas para las urgencia del Comuna.../...y anque estas se bendan quedan como otras quinientas fanegas pocas mas o menos para pastos Comunes, y del Ganado de labor, y de la obligazion de Carnes.../..."

"Que ansi es nuestra Voluntad, y lo cumpliereis pena de treinta mil maravedis y de treinta mil maravedis para la nuestra Camara, bajo la qual mandamos a qualquier Escrivano os lo notifique y de ello de testimonio. Dado en Madrid a diez de Mayo de mil setecientos, y cuarenta y cinco."              Firmado y Rubricado.

"Para que la Justicia del Lugar de Esquibias en el termino que se refiere haga se practique lo que se manda."    Rubricado.

No obstante los obstáculos que el pueblo de Esquivias se ha encontrado a lo largo de todos estos años, se ganaron algunos privilegios, todos ellos tocantes a la administración y cuidado de las tierras campías y frustíferas, pero es en el año de 1760 cuando se obtienen la mayor parte de estos privilegios que su Magestad otorga al pueblo de Esquivias para su mejor desenvolvimiento administrativo.


alt


Todo lo anteriormente culmina el año de 1768 consiguiendo Esquivias ganar el Título de Villa Realenga, lo que permite una mayor independencia, ya que dicho Título se aplica al territorio o población que estaban anteriormente sometidos a la autoridad directa del Rey o la Reina. Teniendo como premisa que en las Villas de Realengo no tenían jurisdicción las órdenes militares ni cualquier otra que no proveniera de Casa Real, quedando Esquivias eximida de los tributos que venía pagando al Cabildo de Toledo.

En el mes de Febrero de 1768, se levanta a la entrada del pueblo un Rollo Jurisdiccional para conmemorar la declaración de Esquivias como Villa Realenga.


(1) El cómputo de los años de la Era Hispánica se estima que comenzó a utilizarse en el siglo III, siendo utilizada en el sur de Francia y la Península Ibérica. El César Octavio Augusto decretó la Aera Hispánica, que evolucionó en Era Hispánica, para conmemorar la pacificación oficial de toda Hispania, el uno de Enero del 38 a.C.

Según esto, la cuenta de los años comienza 38 años antes de Cristo, posiblemente partiendo de la pacificación definitiva de la península por parte de los romanos.

El uso de la Era Hispánica, perduró hasta el siglo XV, siendo que en los Condados Catalanes dejó de utilizarse en 1180, después del Concilio de Tarragona. En los reinos de Aragón, Valencia y Mallorca se dejó de utilizar durante el reinado de Jaime I de Aragón. La corona de Castilla suprimió su uso durante el reinado de Juan I de Castilla, en 1384.

En Portugal dejó de ser utilizado el 22 de Agosto de 1422. Navarra fue el reino dónde mas tiempo pervivió, hasta finales del siglo XV.

La conversión de fechas de la Era Hispánica en la de la Era Cristiana, se hacen descontando de la primera 38 años.

No obstante, el calendario Juliano, que es el que se utilizaba instaurado por Julio César desde el año 46 a.C. representaba un retraso gradual, año tras año, al hallarse calculado de forma que cada año tenía 365'25 dias, contemplando un año bisiesto cada cuatro años, pero la difra se hallaba mal calculada ya que esta es de 365'242189074 días por año, así pues, desde el Concilio de Nicea, celebrado en 325, hasta 1582 el desfase era de aproximadamente de 10 días, por lo que en este año, el papa Gregorio XIII promovió realizar el actual calendario que es conocido como Gregoriano, en recuerdo a su promotor.

Este calendario quedó regulado de la siguiente manera: Cada año tendría 365 días y cada cuatro años habría un bisiesto, aumentando un día mas al mes de Febrero, pero con las siguientes reglas: Sería bisiesto cada año que fuera divisible por 4, menos los que al mismo tiempo fueran divisible por 100, excepto los que a su vez fueran divisibles por 400. De dicha forma, no serían bisiestos los años 1700, 1800, 1900, etc. aunque estos fueran divisibles por 4, ya que son divisibles por 100 pero no lo son por 400. Sin embargo, los años 1600, 2000, 2400, etc. sin son bisiestos porque son divisibles por 4, por 100 y por 400.

No obstante, el calendario Gregoriano adelanta 36 seg. al año, lo que significa que cada 3300 años se requiere realizar un ajuste de un día. En el año actual de 2013 no se requiere hacer cambio alguno aunque ya se lleve un desajuste de 14'64 horas, desajuste que puede variar ya que la Tierra se halla afectada por aceleraciones y desaceleraciones propias, así como de la influencia de la Luna, de las mareas sobre los giros de la Luna, etc.

El ajuste de fechas que hubo que realizar en España, Italia y Portugal, incluidas las posesiones europeas y Canarias, fue de 11 días, es decir que al día 4 de Octubre de 1582, jueves, le siguió el viernes día 15 de Octubre del mismo año. Valga como ejemplo, que Santa Teresa de Jesús murió el jueves 4 de Octubre de 1582, siendo enterrada al día siguiente, viernes 15 de Octubre de 1582, celebrándose su fiesta este dicho día.


(2) Juan de Cárdenas descendía de Gutierre de Cárdenas, Comendador de Valencia del Ventoso. Así mismo, Juan de Cárdenas fue bisabuelo paterno de Catalina de Salazar y Palacios, que desposó con Miguel de Cervantes Saavedra el 12 de Diciembre de 1584 en Esquivias. Se hallaba casado con Inés Álvarez de Vozmediano, natural de Yeles, padres de Catalina Vozmediano, abuela paterna de la esquiviana Catalina de Salazar y Palacios.

En el Catastro de Rústica de Esquivias figura una finca llamada "Cárdenas", donde en la actualidad se halla construido un Polígono Industrial, erróneamente llamado "Poligono las Cardenas".


(3) Dichos Prados Comunales consistían en ciento y diecinueve fanegas de tierra, que para el pasto del ganado de la Obligación, y quatro cientas y cinco para suelta de el de la labor; se destina en el Monte Propio del mismo Lugar, Prados de San Bernabé, y Valde la Fuente, concediéndoselas en útil dominio.

La propiedad, así del Monte, como de los Prados pertenece al Común de los Vecinos de Esquivias; y se justifica muy de antiguo por la Real Provisión despachada el 7 de Abril del año de 1587 por la que, "con el motivo de haver el Concejo, y Justicias arrendado una porción de estos Pastos al Abastecedor de Carnes, se mandó: Que entonces ni en adelante se rompiessen, arrendassen, empeñassen, vendiessen, acensuassen, ni adehessassen los Terminos publicos, ni Concegiles del Lugar, ni parte de ellos sin especial facultad: dando por de ningun Valor los Arrendamientos hechos."

En el Año de 1699 se pretendio por el Lugar facultad, para cerrar, y acotar la yerbas de su Monte, sobre cuya instancia opuestos los Ganaderos de él, concluso el Juicio contradictorio, que se formalizo: Se declaro por Executoria de Autos de Vista, y Revista de 11 de Noviembre de 699 (1699) y 3 de febrero de 1700 la entrada libre del ganado lanar en los pastos del Monte. Esta Executoria se fortificó el 14 de febrero de 1719, con el Sobre-Carta, que de ella se mando despachar, recogiendo dos provisiones expedidas por la importuna instancia de Don Manuel Torrejón Romano, en las que se havia mandado lanzar del Monte el ganado Lanar. Y en caso de necesidad pidió, y obtuvo el Lugar en 7 de Marzo de 615 (1615) facultad Real, para poder vender las yervas del Monte, y Prados de San Bernabé, y Valde la Fuente por espacio de diez años, y no mas.


(4) El conjunto de Término Redondo se identifica como el conjunto de predios de un mismo dueño, que no incluyen en sus linderos heredad alguna, lo que hace suponer que el Rey Alfonso VIII, lo contemplaba sin ninguna exclusión posible, sobre propiedad de otros en el dicho Lugar de Esquvias.


(5) Los vecinos de Esquivias, para festejarlo, celebraron desde esa fecha la festividad de San Juan Bautista, declarándolas Fiestas Patronales. Hasta dicha fecha, la patrona del pueblo había sido Santa Bárbara, y aún se sigue celebrando una romería a la ermita que se halla enclavada sobre un cerro próximo. Desde mediados del siglo XIX, se venera a la Virgen de la Leche como patrona de la hoy denominada Villa de Esquivias.


(6) El paraje llamado El Monte, se hallaba integrado en el Término Municipal de Esquivias, encontrándose por tanto delimitado en la provincia de Toledo, mientras que en la actualidad se halla en el Término Municipal de Torrejón de Velasco, de Madrid. Otro tanto ocurría con las Villas de Borox y Seseña, que pertenecieron a la antigua provincia de Madrid, siendo en la actualidad de la provincia de Toledo.


Bibliografía

Catastro de Ensenada. El Territorio de la Provincia de Toledo.

Adriano Cappelli. "Cronología, cronografía e calendario perpetuo. Del principio dell'era cristiana aí nostri giorni" E. Ulrico Hoepli, Milano 1988.

Archivos Parroquiales de Esquivias.

Juan Antonio Torremocha y Granero. Por la Casa de Aprobación y Noviciado de la Compañía de Jesús. 1734. Universidad Complutense. Ed. 26 de Abril de 2011.

Luis Astrana Marín. "Vida Ejemplar y Heroica de Miguel de Cervantes Saavedra. Instituto Editorial Reus. Madrid 1952.

Sabino de Diego.










 
 
Joomla 1.5 Templates by Joomlashack