Sociedad Cervantina Esquivias
Portada
CARTA AUTOGRAFA DE SANTA TERESA DE JESÚS, CUSTODIADA EN LOS ARCHIVOS PARROQUIALES DE ESQUIVIAS.

En los archivos parroquiales de Esquivias se halla custodiada una carta autógrafa de la Santa de Ávila, Santa Teresa de Jesús.

Esta carta la dirigió Santa Teresa desde Sevilla, el 25 de Enero de 1576, al padre Juan Bautista Rubeo, quien ordinariamente vivía en Roma pero que en estas fechas se hallaba visitando Conventos. Se hallaba en el Convento de Cremona. El padre Juan Bautista Rubeo era Padre General de la Orden Carmelitana.

La carta se halla escrita en un solo papel, por las dos caras, con tinta negra. A continuación se halla la carta digitalizada así como la transcripción de ambas caras:

alt




alt


Dice el anverso de dicha carta:

"La gracia del E.S. sea siempre con V.S. amen. Después que llegué aqui a Sevilla he escrito a V.S. tres o cuatro veces y no lo he hecho mas porque me dijeron estos Padres que venían a visitar los mantuanos. Bendito sea Dios que se acabó ese negocio. También allí daba a V.S. cuenta de los Monasterios que se han fundado este año, que son tres, en Beas y en Caravaca y aqui. Tiene V.S. súbditas en ellos harto siervas de Dios. Los dos son de renta, el de este lugar de pobreza. Aún no hay casa propia, mas espero en el Señor se hará; porque tengo por cierto que algunas de estas cartas habrá llegado a manos de V.S. no le doy mas particular cuenta en esta de todo. Allí decía cuan diferente cosa es hablar a estos padres descalzos - digo al P. Maestro Gracián y a Mariano - de lo que por allá yo oía; porque, cierto, son hijos verdaderos de V.S. y en los sustancial osaré decir que ninguno de los que mucho dicen que lo son les hace ventaja. Como me pusieron por mediadera para que V.S. los tornase a su gracia porque ellos ya le osaban escribir suplicábalo a V.S. en estas cartas con todo el encarecimiento que yo supe y así se lo suplico ahora, por amor de nuestro Señor que me haga V.S. esa merced me dé algún crédito, pues no hay por que yo trate sino toda verdad, dejado que tendría por ofensa de Dios no la decir, y a padre que yo tanto quie..."


Y en el reverso:

"...ro, aunque no fuera ir contra Dios lo tuviera por gran traición y maldad. Cuando estemos delante de su acatamiento verá V.S. lo que debe a su hija verdadera Teresa de Jesús. Esto solo me consuela en estas cosas, porque bien entiendo debe haber quien diga lo contrario, y así en todo lo que yo puedo lo entienden todos y entenderán mientras viviere, digo los que están sin pasión. Ya escribí a V.S. la comisión que tenía el P. Gracián al Nuncio y como ahora le había enviado a llamar. Ya sabrá V.S. como se la tornaron a dar de nuevo para visitar a descalzos y descalzas y a la Provincia de Andalucía. Yo sé muy cierto que esto postrero rehusó todo lo que pudo aunque no se dice así, mas esta es la verdad y que su hermano el Secretario tampoco lo quisiera, porque no se sigue sino gran trabajo. Mas ya que estaba hecho, si me hubieran creído estos Padres se hiciera sin dar nota a nadie y muy como entre hermanos y para esto puse todo lo que pude; porque dejado que es razón, desde que estamos aquí nos han socorrido en todo, y como a V.S. escribí hallo aquí personas de buen talento y letras que quisiera yo harto la hubiera en nuestra Provincia de Castilla. Yo soy siempre de hacer de la necesidad virtud, como dicen, y así quisiera que cuando se ponían a resistir, miraran si podían salir con ello. Por otra parte no me espanto que estén cansados de tantas visitas y novedades como por nuestros pecados ha habido tantos años ha. Plega al Señor nos sepamos aprovechar de ello, que harto nos despierta su Majestad aunque ahora, como es de la misma orden, no parece tan en dislustre de ella, y espero en Dios, que si V.S. favorece a este Padre de manera que entienda él que..."


Aqui termina la parte de la carta archivada. La otra parte, desaparecida en el año 1936, continuaba con estos pensamientos:

"...de hijos es errar, de padres perdonar.../...Talentos de Gracián..../...Antonio aquí, contento, y escribe.../...Acta de Plasencia, Salazar la detuvo mas de un mes. Que su retiro no sea castigo.../...Quiso obedecer por Navidad, no la dejaron hasta pasado el invierno.../...No esté mas con ella ni la deje de escribir.,,/...Desafueros de Valdemoro en Ávila; salieron de la Encarnación los descalzos.../...LLega el General de los Dominicos..."


Sabino de Diego.



 
 
Joomla 1.5 Templates by Joomlashack